Llevaron sus embriones a una clínica y por el camino hicieron una sesión de fotos divertidísima

Ser padres primerizos no es tarea fácil, eso es algo que todo el mundo sabe. Pero nosotros queremos quedarnos con lo positivo; queremos quedarnos con la alegría de haber engendrado una vida. Llevar a nuestro retoño al parque por primera vez, darle su primer helado o enseñarle a jugar al fútbol. ¿Es hermoso no? Los protagonistas de hoy pensaban lo mismo, solo que, como no podían esperarse a que los niños nacieran, decidieron hacer todo lo anteriormente mencionado… con sus embriones.

Samantha y Mickey Clark han tenido la oportunidad, por casualidades del destino, de poder pasar unos hermosos momentos con sus hijos cuando apenas eran unos embriones.

“Siempre habíamos querido niños”, explicaba la familia Clark.

Iniciaron un proceso de fecundación in vitro para que ella pudiera quedarse preñada.

“Sabíamos que tendríamos problemas para tener hijos desde antes de casarnos”.

“Fui diagnosticada con una dolencia que me dificultaba esta tarea”, explicaba Samantha.

“Estamos dispuestos a abrir cualquier puesta que Dios pusiese a nuestra disposición”. 

Una vez iniciado el proceso, tenían que transportar los embriones hasta la clínica donde se iniciaría la fecundación.

Podían hacer el trasporte de los embriones personalmente… y eso hicieron.

Solo que por el camino se pararon a sacar alguna que otra instantánea, como ya estaréis viendo en las imágenes.

“Pensamos que hacerlo así sería muy divertido, por lo que no lo dudamos”.

Le dieron su primera clase de béisbol…

Su primer paseo…

Y tras un duro embarazo, ¡nacieron unos trillizos que podéis ver aquí!

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta bonita historia? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook.