Por todos es sabido que conducir cualquier tipo de vehículo por una gran ciudad es sinónimo de estrés y potencial conflicto. Muchos ruidos y mucha mala leche condensada como para que algo no explote en el peor momento posible. Hoy os queremos compartir un vídeo en el que se ve una de las locuras más grandes que hemos visto en una carretera. Os prometemos que vais a alucinar.

Una moto se cruzó con un autobús en lo que, a priori, pareció un pequeño malentendido en medio de una intersección.

El motorista le recriminó al conductor del autobús que intentase ‘comerle’ el sitio, ya que él iba en moto y estaba lloviendo, lo que puede suponer un gran problema para su integridad física.

La cosa se alarga más de lo debido y, en un momento determinado, el motorista se baja justo en la parada del autobús y se aproxima a la cabina del conductor para recriminarle su actitud.

El conductor del autobús invita al motorista a que suba al autobús, momento en el que le cierra las puertas a su espalda… y se lía por completo.

“¿Qué estás haciendo? ¿Por qué estás intentado atraparme?”.

A partir de ese momento, lo que se vino fue un absoluto despropósito.

Golpes en los cristales, insultos y pánico generalizado.

La cosa, por lo que podemos ver en el vídeo, no acabó del todo mal, pero el mal rato ya estaba servido.

Aquí os dejamos el vídeo con el momento:

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido la reacción del motorista? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Fuente: LBCcraziestsportsfights