La estrategia de marketing que utilicemos para nuestro negocio es una parte fundamental para determinar el éxito o fracaso del mismo. No se trata simplemente de llamar la atención, se trata de hacerlo bien y de forma efectiva, que los clientes piquen con el anzuelo que les dejemos en su cartera y, a partir de ese momento, podamos sumergirnos en bañeras llenas de billetes de 500 euros, de esos lilas tan hermosos. ¿Queréis un ejemplo de estrategia de marketing efectiva? Nuestra protagonista de hoy tiene algo que decir al respecto.

VietJet, la aerolínea low-cost vietnamita, podría ser la primera compañía de ese país en cotizar sus acciones en una bolsa de valores en el extranjero.

¿A qué se debe el éxito de esta aerolínea? ¿Cuál es su elemento diferenciador del resto que tanta fama le ha dado? Pues uno muy simple (y polémico): sus azafatas van, sin excepción, en bikini.

Con este elemento, la línea aérea ha conseguido copar el 40% de los vuelos nacionales y, recientemente, acaba de hacer una gran inversión en nuevos aparatos para expandirse más todavía.

La artífice de todo esto es Nguyen Thi Phuong Thao, la fundadora y CEO de la compañía.



«No queremos ocultar nuestra esperanza de convertirnos en la primera compañía vietnamita en cotizar acciones en el extranjero».

Thao, de 45 años, tiene un curriculum de lo más destacable. Estudió economía y finanzas en la Rusia Soviética en los 80 antes de comenzar a comerciar con productos básicos en Europa del Este y Asia.

Hizo mucho dinero y, una década atrás, volvió a su país para invertir en diversos hoteles y resorts.

Explica que la idea de fundar una aerolínea surgió cuando era comerciante. Tomó ideas prestadas de compañías como Ryanair, añadiéndole su ‘particular’ toque.

En 2011 nació VietJet y, hoy en día, su propietaria, dispone de una fortuna de 1,3 mil millones de dólares 

El objetivo, a largo plazo, es convertirse en una aerolínea internacional.

¿Conseguirá aceptar el resto del mundo esta moda de ‘azafatas en bikini’? Dejadnos vuestra opinión al respecto en los comentarios de Facebook.

Fuentes: fortune nextshark