El tema de los extraterrestres tiene ya unos cuantos añitos rondando nuestras cabezas y, lejos de obtener algún tipo de respuesta, lo único que conseguimos es ir acumulando más y más preguntas. Son muchos los presuntos testimonios que afirman haber presenciado la aparición de estos seres de otro planeta, pero ¿habíais escuchado de alguno que se dedicase a hacer cuadros donde ilustrase sus relaciones sexuales con estos visitantes espaciales? Nosotros tampoco… hasta hoy.

El protagonista de nuestra historia de hoy tiene un pasado muy particular: afirma haber perdido su virginidad con un extraterrestre cuando era tan solo un adolescente.

¿Algo más? Pues que, además, afirma haber tenido diversos hijos con dichos alienígenas y ha decidido pintar en cuadros todos sus encuentros obscenos.

David Huggins afirma haberse ‘desvirgado’ con una extraterrestre de busto pronunciado llamada Crescent cuando tenía tan solo 17 años.

«Estaba caminando por el bosque cuando vi a una mujer sentada debajo de un árbol. En ese momento ella se levantó y comenzó a caminar hacia mí».

«Me produjo una excitación sexual muy rápida y ni siquiera pude bajarme los pantalones por completo. Me tendió en el suelo y se puso encima de mí. No sé por qué, solo sé que ocurrió».



«Llegué al clímax y fue algo doloroso, fue muy intenso. Entonces miré a sus ojos y perdí la consciencia».

En la actualidad, Huggins pinta cuadros con sus experiencias sexuales extraterrestres… y son, como mínimo, particulares.

A sus 72 años, afirma tener, en la actualidad, unos 60 hijos extraterrestres.

Afirma que vio su primer alien cuando tenía tan solo ocho años: «Nadie en mi familia parecía ver lo mismo que yo».

 

Afirma haber conocido a extraterrestres de muchos tipos, pero también declara que no se ha acostado con todos.

Tuvo muchísimos encuentros a lo largo de los sesenta, pero paró porque, según sus propias palabras, era «muy deprimente».

Han pasado los años y no ha sido hasta este mismo que su exposición ha visto la luz del día y nosotros no podemos más que agradecérselo, ya que las piezas no tienen desperdicio.



Fuentes: thesun vice