Ponerse en forma es algo que obsesiona a muchas personas. Cuando llega el veranito, los gimnasios se llenan de pobres incautos que pretenden culminar con éxito la llamada ‘Operación Bikini’. ¿Es humanamente posible dejar de comer donuts de chocolate? Probablemente no. Es por ello por lo que nuestra protagonista de hoy ha decidido buscarse una alternativa… y esta ha desatado mucha polémica.

La protagonista de hoy es una veterana de la Marina Americana que lleva un corset apretado contra su cuerpo 23 horas al día.

Diana Ringo, de 39 años, lleva el corset puesto todas las horas del día y solo se lo quita cuando se ejercita o se da una ducha.

«Cuando llevo puesto el corset, me siento más sexy».

«Normalmente me siento bastante sexy, pero esto hace que me suba un poco más la autoestima, me hace sentir bien».

«No era feliz con mi cuerpo porque estaba gorda. No hay nada malo con estar gordo, pero mi gordura no se distribuía de una forma femenina. Lo hacía como si fuese un cuerpo de hombre y eso no me gustaba».

La madre de tres hijos empezó a llevar corset después de dar a luz a sus hijos gemelos. Según ella, su cuerpo no recobró sus curvas naturales.

En lugar de perder los 33 kilos que ganó durante el embarazo, decidió ceñirse la prenda de ropa a la cintura y ahorrarse trabajo.

«Como de todo. No hay nada que no pueda comer. De hecho, como más de lo que debería».

«Puedo respirar correctamente con el corset puesto. Solo que no puedo tomar grandes bocanadas de aire».

confused big brother GIF by Big Brother After Dark

Afirma que lleva la prenda hasta en los momentos más íntimos. Su marido está completamente de acuerdo y sus relaciones sexuales se han visto mejoradas gracias a la confianza que ha ganado.

A vosotrxs, ¿qué os parece esta peculiar historia? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Fuentes: mirror ladbible