Carnaval se aproxima y ya toca poner en marcha nuestras neuronas para acertar con el disfraz perfecto para petarlo en la noche más colorida del año. Dar con el cosplay perfecto no es tarea fácil y, por lo general, la posibilidad de fallar estrepitosamente en nuestro intento de conseguir un disfraz decente es altísima. Pero, mientras nosotros tenemos que devanarnos los sesos, otras personas consiguen dar en el clavo de forma completamente intuitiva e involuntaria. ¿Queréis una prueba de ello? Aquí os traemos unos cuantos ejemplos.

1La abuelita de Piolín

¿Dónde estará ese lindo gatito?

2Demasiada ‘relatividad’ en una sola foto

El genio nunca muere.

330 puntos menos para Gryffindor

Maldito Harry Potter…

4Gru se ha retirado

¿Dónde estarán sus minions?

5El abuelete de Up

¿También habrá emprendido el vuelo con su casa?

6Esperemos que cocine con más higiene

Eso sí, el parecido es innegable.

7Para ella es un conjunto navideño

Para nosotros es parte del reparto de Star Trek.

8Aquí ha muerto un Jedi

De una forma poco glamurosa, eso sí.

9Cuando el negocio de la ‘meta’ se hunde

Los próximos serán los de las criptomonedas…

10Cuando tu tubería se parece a Rafiki del Rey León

¿Hakuna Matata?

11Cuando, sin querer, te transformas en Blancanieves

Algo menos glamurosa, pero el efecto es el mismo.

12Esas tardes liadas en las que tienes clases de karate…

Pero también tienes que acabar con el Imperio.

13El Monstruo de las Galletas

Versión ‘sobre-ruedas’.

14La depresión por hundir tu propio parque de dinosaurios

Aún no lo ha superado.

15Cuando la jubilación le llega a un Minion

Dejar ‘el Mal’ atrás tiene su precio.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estos disfraces involuntarios? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook.