Una mujer llamada Katie descubrió que su marido tenía una relación incestuosa con su propia hija a través de su diario. No solo eso, sino que la pequeña esperaba un bebé de su propio padre.

Cuando la mujer, que no quiere hacer pública su identidad, se enfrentó al marido, Steven, para aclarar lo sucedido, el sujeto confesó la verdad y se mudó al pueblo de Knightdale, California.

La cadena de acontecimientos empezó hace mucho tiempo. Steven y su mujer dieron a su hija Katie en adopción cuando eran jóvenes. Pero al cumplir los 18 años contactó con su familia biológica y se fue de nuevo a vivir con ellos y sus otros dos hijos.

En agosto de 2016, poco después de que Katie retornase a sus vidas, se separaron.

Entonces la madre empezó a ver comportamientos raros.

Por ejemplo, el padre a veces dormía en el suelo de la habitación de la hija, pero lo que la dejó estupefacta fue cuando uno de sus otros hijos le dijo que su padre les había dicho que llamasen a Katie “madrastra”.



Entonces descubrió, mediante el diario personal de sus hijos, que Katie estaba embarazada de su padre. Al enfrentarse a su exmarido por sus actos este huyó con Katie y su futuro bebé.

Poco después, se puso una orden de arresto. Pasaron meses, pero finalmente pudieron localizarlos en Knightdale donde vivían una vida de pareja normal junto a su bebé, ya nato, de cuatro meses.

Ambos habían estado conviviendo como dos enamorados cualquiera y escondiendo su gran su secreto del resto de la gente del pueblo.

Ahora mismo se encuentran en detención pendientes de su extradición a Virginia donde se celebrará el juicio.

¿Qué opináis de este caso particular de incesto? ¿Debería tratarse como cualquier otro abuso sexual? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook.