Aunque que la geología no suele ser muy popular y tiene poco apasionados, esta es una de las formaciones rocosas más conocidas del mundo que seguro recordaréis aquellos que habéis visto Encuentros en la Tercera Fase de Steven Spielberg donde servía de plataforma de aterrizaje para los extraterrestres.

La Torre del Diablo (así de afable es su nombre) es un enorme cuello volcánico situado en Wyoming, Estados Unidos, no muy lejos de donde murió el general Custer frente a una coalición india liderada por los Sioux, que consideraban que esa era tierra sagrada.

Los americanos se han dedicado a escalarla y “prostituirla” hasta que en 1903 fue declarada Monumento Nacional por parte de Teddy Roosvelt. Pero lo más interesante al respecto son algunas de las distintas leyendas que los indios tenían sobre ella.

Los Lakota y los Kiowa contaban que dos jóvenes fueron vistas por varios osos que empezaron a perseguirlas.

Intentando escapar subieron la Torre del Diablo y rezaron al Gran Espíritu que las salvara, entonces él elevó la roca hasta los cielos (dejando los osos las marcas de sus garras en las paredes) y las jóvenes se convirtieron en la constelación que hoy en día conocemos como Pléyades.




Hay otra versión en la que dos chicos invocaron a Wanka Tanka, El Creador, debido al ataque de un oso gigante llamado Mato.

the hulk GIF

De nuevo, El Creador levanta la roca y los niños son recatados por el águila Wamblee en un momento muy Señor de los Anillos. El oso moría frustrado convirtiéndose en Bear Butte, una colina vecina a la Torre del Diablo.

La tradición Cheyenne tiene los mismos elementos, pero es un poco distinta. Un grupo de jóvenes se juntan para matar al oso que solo se podía eliminar con una flecha en la parte posterior de una pata, como Aquiles en la Ilíada, y subieron a lo alto de la Torre para acabar con él de forma segura.




Pero por si era poco los Cheyenne tenían otro mito más al respecto.

dj khaled and another one GIF

La primera vez que subieron los indios encontraron un cráneo de búfalo en la cima y para justificarlo contaban que dos guerreros despertaron una mañana en lo alto de la torre, tras dormir junto a una cabeza de búfalo (un objeto sagrado para los indios), y para bajar rezaron y ayunaron hasta que volvieron a tierra de forma mágica.

¿Os gustan las leyendas de los indios americanos? ¿Conocéis alguna otra? Si es así ponédnosla en los comentarios de Facebook.




Fuentes: labrujulaverde.com, roadtrippers.com