Las fotos en las montañas rusas son un clásico. Es verdad que el susto al querer pagarla a veces supera la propia atracción debido a los elevados precios, pero solo el verte unos segundos en la pantalla, viendo la cara que ponías en la atracción, ya es divertido de por sí. Desde las típicas en las que alguien está aterrorizado hasta las más preparadas. Todas son desternillantes.

A continuación os dejamos una pequeña recopilación con algunas fotografías realmente graciosas.

Cuando este chico y su hermano se dieron cuenta de donde estaba la cámara ya no había vuelta atrás.

Luego tuvieron que vender uno de los hermanos al parque de atracciones para poder pagar todas las fotos.

No sabemos qué le pasó

Solía ser un chico muy alegre.

¿Cómo se llama la atracción?

El ciclo sin fin.

¡Esta atracción es una pasada!

Pues yo ni me despeiné. De hecho, me peiné.



¿Pasaste miedo no?

Que va, es que llevaba el cinturón demasiado apretado.

¿Por qué Dios? ¡¿Por qué?!

¡¿Por qué me comí ese plato de callos antes de subir?!

Otro día en la oficina

Y qué rabia haberme dejado el mechero a bajo.

¿Me dejas las gafas?

Un momento que ahora te las paso.

Ella es gay

Y el resto no parece muy sorprendido.

Confío en ti papá…

Y nunca más le volvió a hablar.

Papá mira puedo imitar a Schwarzenegger en Desafío Total

¡Madre mía eres clavada!

Necesito hora para el barbero en cuanto me sea posible.



Mmm… miraré si puedo hacerte un hueco.

Esta foto me la compraría sí o sí.

Incluso si soy la persona a la que tapa The Rock.

Equilibrio con la naturaleza

Nivel: Dios del jenga.

¡Vaya cagada!

Tendría que haber comprado la primera estación cuando estábamos en los autos de choque.

Dicen que el caballo es muy malo.

Pero yo los veo muy tranquilos.

¿Os acojonan las atracciones? ¿Os habéis hecho nunca una foto del estilo? Contádnoslo en los comentarios de Facebook.