Cada día ocurren en el mundo sucesos que nos dejan con la boca abierta y al vivir en la época de la comunicación, es habitual que nos lleguen imágenes de estos hechos que nos dejan sin palabras como la noticia de hoy.

Sucedió el 26 de enero, en el metro de Roma. Un hombre vestido con un abrigo rojo empujó a una mujer a la vía del tren.

Las imágenes de las cámaras de vigilancia grabaron tanto la entrada del hombre por el acceso del metro como el empujón que provocó la caída de la mujer en la zona de los raíles.

Justo cuando llegaba el primer vagón y sin decir ni una palabra, el hombre, situado detrás de distintas personas que esperaban el tren, la tiró a la vía.

La mujer está viva pero con varias lesiones graves (fracturas, pérdida de sangre y cuero cabelludo…) y se le ha amputado el antebrazo izquierdo.

El agresor huyó de la estación, pero gracias a las imágenes registradas ya ha sido capturado y detenido.



El hombre tiene 47 años y problemas psíquicos graves. No mantenía ningún tipo de relación con la víctima y, para justificar sus lamentables acciones, dijo que había oído voces, que era Dios quién se lo había dicho.

A continuación os dejamos el vídeo:

El momento concreto en que la empujan no es visible ya que son imágenes muy sensibles.

¿Cómo deberían tratarse estos casos de crímenes en los que intervienen las enfermedades psíquicas? Dadnos vuestra opinión en los comentarios de Facebook.