No todos recordareis la película Supergirl de 1984, pero tras el éxito de la película de Superman era lógico que el estudio siguiese apostando al mismo caballo. La elegida, entre muchas aspirantes al papel, fue Helen Slater.

Helen se tiñó de rubia y usó un implante de pecho para encarnar a la superheroína en una película que pretendía conseguir el mismo éxito y recaudación que Superman. Lamentablemente, el filmesobre la prima de Kal-El no cumplió las expectativas y fue un fracaso, tanto por las críticas como a nivel comercial.

A la protagonista la encontraron sosa y, de hecho, la peli fue tan mal que algunos de los actores del reparto de Supergirl estuvieron nominados, ese año, a la cuarta edición de los Razzies (Los premios a las peores películas).

Aunque uno podría pensar que un fracaso tan estrepitoso en su primera película importante podía dinamitar su carrera, la verdad es que Slater no ha dejado de trabajar desde entonces, aunque en papeles más pequeños.

Un año después, en 1985, ya estaba protagonizando una peli de índole muy diferente como es La Leyenda de Billie Jean, donde una chica de pelo corto se vengaba de una banda de jóvenes que realizaba abusos sexuales.



Durante esa época hizo varias comedias hasta que en el 2000 se adaptó y empezó a desarrollar la mayor parte de su carrera en televisión apareciendo en grandes series como Will y Grace, Ley y Orden y Anatomía de Grey.

Nunca ha parado de formarse y también ha estado en obras de Broadway como Responsible Parties y Almost Romance.

Justamente allí pudo combinar la interpretación con otra de sus pasiones, la música, siendo autora del musical Ugly Duckling.

En los últimos años Helen Slater ha participado de nuevo en el universo DC como homenaje a su personaje.

En Smallville interpretó a la madre krytoniana de Clark Kent y ha realizado algún cameo en la nueva serie de Supergirl, protagonizada por Melissa Benoist.

¿Conocíais a esta Supergirl? ¿Sabéis de algún otro actor que haya desparecido un poco después de un papel importante? Ponédnoslo en los comentarios de Facebook.