Nicolas Cage ha sido, es y será un ídolo para todo el mundo más allá de sus aptitudes para la interpretación, muy justas en algunas películas. Lo que está claro es que cualquier peli, por la mala que sea, es un poco mejor si Nick aparece en ella.

Face Off Dancing GIF

Y eso último lo sabían de sobra en los noventa, cuando el actor amasó una gran fortuna gracias a muchas películas que funcionaron más que bien en taquilla y gracias al Óscar que le brindó Leaving Las Vegas.

Pero ahora mismo está en época de vacas flacas, haciendo algunas películas de calidad más que dudosa para poder pagar las deudas que generó al comprar todo lo que quería y más.

Y es que Nicolas Cage había llegado a tener hasta 15 casas y un patrimonio de 150 millones de doláres que actualmente se ha visto reducido a 25. Solo los impuestos de todas sus propiedades ascendían a 14 millones.

monsters inc fainting GIF by Disney Pixar

A continuación veremos algunas de las compras que hicieron que su situación financiera llegase al punto en el que se encuentra ahora.

Como hemos dicho, tenía muchas casas y mansiones en Estados Unidos destacando una mansión de Nueva Orleans, que perteneció a Madame LaLaurie, una asesina en serie, que mató y torturó muchos esclavos negros.





En una puja con otro de los locos de Hollywood, Leonardo DiCaprio, compró un cráneo de dinosaurio que resultó ser robado de Mongolia, con lo cual tuvo que devolverlo al gobierno pertinente.

El tema craneal le debe molar bastante a Nicolas Cage ya que también compró unas cabezas reducidas de pigmeo.

El actor denunció en el año 2000 que le habían robado dos cómics de su colección de 1,6 millones de dólares. Concretamente le robaron el primer número de Action Comics, en que salía Superman, y el primero en que salía Robin, el acompañante de Batman. Casualmente, un primer ejemplar de Superman fue encontrado en una consigna abandonada y fue vendido en subasta.

El actor se hizo construir una tumba con forma de pirámide cerca de la mansión LaLaurie donde hay una inscripción en latín en la que pone “Omnia ab uno” (Todos somos uno). Puede que todos seamos uno, pero no todos nos podemos permitir esta tumba.

No podían faltar los animales exóticos entre sus excentricidades. Dos cobras albinas y un pulpo gigante son los reyes de su colección, pero se rumorea que también tenía un tiburón en su piscina olímpica y un cocodrilo con el que, según se dice, llegó a dormir.

En 1997, tras reventar la taquilla con Cara a Cara y Con Air, decidió que era un buen momento para comprar el Lamborghini propiedad del Sha de Irán.

¿Alguna vez habéis hecho una compra que no os podíais permitir? ¿Os habéis gastado mucho dinero en una excentricidad? Contádnoslo en los comentarios de Facebook.

Fuentes: cnbc elpais

SIGUE NUESTRO CANAL DE YOUTUBE YO CONTROLO 🎥