Un bebé nacido muerto fue encontrado dentro del ataúd de una mujer de 33 años, Nomveliso Mdoyi. El cadáver lo descubrieron miembros del personal del servicio funerario en la víspera del entierro de la madre.

Nomveliso estaba embarazada de nueve meses y vivía en Sudáfrica cuando murió repentinamente por problemas respiratorios.

Y cuando los trabajadores de la funerario fueron a preparar el cuerpo descubrieron que había parido el bebé muerto que tenía dentro.

El gerente de la funeraria dijo:

“Estábamos tan en shock y asustados que ni siquiera nos atrevimos a mirar el género del bebé”

“Llevo más de veinte años en este negocio y nunca había oído nada parecido”

Al final se decidió que, tanto el pequeño como su madre, fueran enterrados juntos en un ataúd más grande.



Los familiares tampoco supieron cómo reaccionar ante dicho suceso. La madre de la difunta se pronunció como pudo al respecto.

“Estaba devastada por la muerte prematura de mi hija y ahora debo afrontar el hecho d que dio a luz mientras estuvo diez días muerta.”

Desde que se ha sabido, alguna gente del mismo pueblo ha tachado la joven de bruja, pero los expertos han dicho a los medios locales que es muy posible que el cuerpo expulsase el bebe fallecido debido a los gases que el cuerpo expulsa o por el deterioro de los músculos tras la muerte de la madre.

¿Conocéis alguna historia de sucesos extraños tras la muerte? Contádnosla en los comentarios de Facebook.

Fuentes: thesun dailyrecord