Barney es un dinosaurio que vive en nuestra mente y cuando se hace grande es realmente sorprendente… y vaya si nos ha sorprendido. Esta serie ocupó gran parte de la infancia de muchos de los que estamos aquí ahora mismo. Este gigante dinosaurio rosa nos ‘torturó’ con sus pegajosas canciones y, a pesar de que ya lleva unos años fuera de nuestra ‘mente’, hoy ha vuelto a saltar a las noticias por algo bastante diferente a lo que cabría esperar, la verdad.

El protagonista de nuestra historia de hoy es Barney el dinosaurio, pero ahora no es exactamente la versión que  recordáis.

David Joyner se pasó 10 años de su vida dentro del traje del tiranosaurio Rex más púrpura y alegre de la televisión.

Pero, en 2001, colgó el traje de dinosaurio y se convirtió en un sanador espiritual.

Hoy en día ofrece masajes tántricos y dispone, en su academia, de más de 30 clientes. Los ayuda a conectar con los ‘dioses’ y a ‘desbloquear sus energías’.



Este trabajo, como os podréis imaginar, está bastante lejos del que hacía en la década de los 90.

Pero su trabajo no es solo dar ‘masajes’ y conectarte con los dioses. En sus sesiones completas (valoradas en 250 libras), David ofrece a las mujeres la posibilidad de llegar ‘al orgasmo definitivo’.

“Cuando el pene y la vagina se conocen, se produce una energía que un cuerpo por sí solo no puede crear”.

“Cuando le practicas sexo oral a una mujer, debes dar las gracias por la comida que estás a punto de recibir”.

También explica que sus técnicas ayudan a aumentar la abundancia del placer.

“Antes de meterme en el disfraz de Barney, solía rezar para que Dios me diese la energía necesaria a través del disfraz para poder atraer a los niños. Esa energía siempre los atraía. Los niños están más conectados espiritualmente que los adultos”.

Resultado de imagen de barney dinosaur gifA vosotrxs, ¿qué os parece este particular giro profesional? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook.