No podemos negar que la sociedad en la que vivimos hoy en día está obsesionada con la juventud haciendo que la industria del maquillaje, la estética y todo lo que tenga un componente “anti-edad” gane millones.

Estamos tan asustados de morir que queremos dar la impresión de que no lo vamos a hacer.

Pero eso tampoco es tan grave, podemos divertirnos un poco siempre que seamos conscientes de las facetas problemáticas del mundo de la belleza.

Y más, si tenemos en cuenta que existen artistas como el maquillador Anar Agakishiev capaces de hacer magia con un lápiz de labios y colorete.

Este maquillador profesional de Azerbaiyán tiene la capacidad de hacer que mujeres de hasta ochenta años luzcan como si tuviesen la mitad (o casi).



Su estudio está situado en Baku, y desde él transforma a diferentes mujeres del mundo escondiendo arrugas de forma magistral e intentando conservar la belleza natural de su clienta.

Algunos de estos cambios son tan espectaculares que nos hacen dudar de si, tanto la foto de “antes” como la de “después”, son la misma mujer.

Con estos resultados y el alcance que está teniendo su trabajo, seguro que las clientas y clientes (aunque no hay fotos alguno tendrá) están haciendo cola para entrar en Azerbaiyán.

¿Os parecen conseguidos estos cambios? ¿Creéis que es excesivo? Danos tu opinión en los comentarios de Facebook.