Hay días que, al despertarnos y ver las noticias, nos dan ganas de volvernos a dormir y despertar en un par de décadas a ver si todo ha pasado. Recientemente ha salido a la luz un caso que nos ha dejado a todos tremendamente consternados. La Fiscalía ha decidido tomar cartas en el asunto y ha acusado por delitos de odio y discriminación a una banda que se encargaba de buscar y humillar a homosexuales en el Área Metropolitana de Barcelona.

El fiscal ha pedido 21 años de prisión para el cabecilla de dicha banda, acusándolo de haber formado una banda para amenazar y humillar a homosexuales.

El líder del grupo ‘Pilla-pilla’ es solo la punta de una gran pirámide de descerebrados y, para todos ellos, se piden penas de prisión de más de dos años.

Mykola, en 2013, formó esta especie de ‘movimiento’ en imitación al grupo ruso «Occupy Pedofilya», el cual tiene una clara orientación neonazi.

Actúan bajo la excusa de ‘perseguir a pederastas’, pero lo que hacen es dar ‘caza’ a homosexuales para, luego, humillarlos y colgarlo en la red.



Hasta el momento, se han podido identificar con seguridad hasta tres ataques a tres individuos en la localidad de Granollers, Barcelona.

El grupo quedaba con la víctima tras haberla engañado vía redes sociales y, una vez en el lugar, lo acorralaban entre varios y lo humillaban, obligándole a decir delante de la cámara que era un «pederasta abusador de niños»… lamentable.

No contentos con esto, le hacían todo un interrogatorio a la víctima con el único objetivo de amedrentarla y grabarlo todo.

Estos vídeos, más tarde, eran publicados por toda la red y, en particular, a los entornos de la víctima, revelando así su condición sexual, además de tener que afrontar el estigma de ser falsamente acusados de ‘abusadores de menores de edad’.

Además de la cárcel que se pide para todos los participantes, también se pide la indemnización de las víctimas con 31.000 euros para cada una.

A vosotrxs, ¿qué os parece este caso? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Fuentes: eldiario.es, El Mundo, El País.