Ganar la lotería puede ser una tremenda alegría para muchos. No solo para quien la gana, sino también para aquellas personas más cercanas, quienes pueden verse afectadas positivamente por el nuevo y cuantioso flujo de dinero que circulará por la cartera del beneficiado. Pero, en el caso de hoy, la cosa no fue exactamente así, ya que, la ganadora, tiene algo muy, pero que muy claro que decirle a sus hijos… con los que no se lleva demasiado bien.

mujertransgenerohijos

Esta historia está protagonizada por una conductora de taxis trans que ganó 4 millones de libras (unos 4,5 millones de euros) en una tarjeta de ‘rasca y gana’ cumpliendo su sueño, pero ahora, afirma que es ‘la hora de la venganza’.

mujertransgenerohijos2

Melissa Ede, de 57 años, piensa comprarse una casa de medio millón de libras con seis habitaciones y piscina para su pareja y sus 5 hijos pequeños.

mujertransgenerohijos3

A pesar de estar muy feliz, la sensación de Melissa es algo agridulce. Perdió el contacto con sus hijos años atrás cuando decidió dejar de ser Les y convertirse en Melissa y, ahora, no tiene planes para dejarle nada a cuatro de sus hijos.

mujertransgenerohijos4

«Es una decisión difícil de tomar. Sé que deberíamos amar a nuestros hijos de forma incondicional». 

mujertransgenerohijos5



«Pero cualquiera que sea capaz de cortar contigo en los momentos más difíciles… ¿por qué ahora debería ser parte de tu vida por el simple hecho de tener dinero?». 

mujertransgenerohijos6

«Ellos podían haber vuelto a mi vida antes. Hace más de 12 años que soy Melissa y ¿dónde han estado ellos? No han estado conmigo». 

mujertransgenerohijos7

«Aún quiero a mis hijos, pero no quiero falso amor porque ahora tenga dinero. Todos podemos fingir amor si queremos obtener algún beneficio».

mujertransgenerohijos11

«Si hubiesen venido antes de Navidad y me hubiesen dicho ‘padre, te queremos de vuelta en nuestras vidas’, habría tenido mi sueño hecho realidad, pero si viniesen ahora sería como ‘vale, solo quieren mi dinero’.«

mujertransgenerohijos9

Sus hijos, por su lado, afirman que les da absolutamente igual el dinero que haya ganado su padre. Afirman que, además, nunca han tenido nada en contra de que sea transgénero, solo les avergonzaba que su padre saliese en vídeos vistiendo ropa tan ‘escueta’ y que hubiese puesto a la venta en Internet su virginidad femenina.

Su hija, Emily, de 19 años, le manda un mensaje muy directo: «Puedes quedarte con cada céntimo. Me da igual que ella haya ganado 4 millones de libras».

Resultado de imagen de omg gif

A parte de esta polémica, Melissa ya ha dejado su trabajo, al cual le dedicaba 16 horas diarias desde los últimos 25 años. ¿Cuáles son sus planes? Disfrutar de la vida mientras pueda con una sonrisa incrustada en su cara.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido su decisión de no compartir el dinero con sus hijos? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Fuentes: mirror bbc