Pese a que este documento es de 2013 valía la pena recuperarlo y ver estos jugadores de billar pasando unos momentos incómodos en la semifinal del Mundial de billar (un deporte menos de nicho de lo que parece) en el que más de un millón de libras estaban en juego.

jugadoraudienciagas1

La tensión se palpaba en el ambiente, los comentaristas analizaban la situación en voz baja mientras Judd Trump, a quién le tocaba tirar, miraba la mesa escogiendo su siguiente movimiento hasta que en el momento de dar con el taco a la bola se produjo un ruido que desconcentró al jugador.

jugadoraudienciagas

Trump paró un momento esperando de que se resolviese el enigma. Todo el mundo se estaba preguntando lo mismo: «¿Ha sido un pedo?»

jugadoraudienciagas3

Entre susurros y risas ahogadas el jugador volvió a intentarlo. Pero de nuevo, alguien en el público, volvió a soltar, lo que sin duda, era una ventosidad.

Ante la imposibilidad de preguntar quién tiene las manos rojas tanto jueces como jugadores miraban hacia la audiencia esperando ver quién estaba produciendo esos ruidos.

jugadoraudienciagas4

Tanto Trump como Ronnie O’Sullivan, su oponente, reían medio avergonzados ya que o  alguien estaba sufriendo después de haberse pasado con la fabada o bien hacían mofa de Trump, cuyo apellido significa pedo en inglés (británico).




Resultado de imagen de omg laugh gif

El culpable de las flatulencias no salió a la luz y el pobre jugador consiguió finalmente realizar el tiro que fue en vano ya que, su rival, Ronnie O’Sullivan ganó el partido y fue a la final de la que también salió vencedor.

No os  podéis perder  el vídeo a continuación:

¿Creéis que en el deporte todo vale para desconcertar tu rival? ¿Podrían usarse los pedos en otros deportes a modo de distracción? Danos tu opinión en Facebook e Instagram.