Jeffrey Dahmer, el ‘Carnicero de Milwakee’. Así es como se conoce a uno de los asesinos en serio más peligrosos y que forma parte de la historia negra de crímenes en Estados Unidos. Caníbal, necrófilo y asesino en serie, lo que parece un hombre ‘normal’ de 31 años violó y asesinó a 15 personas. «Es muy difícil creer que un ser humano haya hecho lo que yo he hecho pero sé que lo hice»….Sepamos un poco de su historia.

 

jeffrey dahmer1

Fue declarado culpable por ‘asesinar a sangre fría’ a 15 personas, y se enfrentó a una pena de 15 cadenas perpetuas.

jeffrey dahmer2

Aunque su primer asesinato lo llevó a cabo en 1987, desde bien pequeñito esas ideas macabras le pasaban por la cabeza cuando se escapaba al bosque…intentando huir de las discusiones de sus padres.

jeffrey dahmer3

Le gustaban mucho los perros, pero se aficionó a coger animales muertos de la carretera y llevarlos a casa, con tal de deshuesarlos y despedazarlos.

jeffrey dahmer4

Ya en la adolescencia, sentía mucha atracción por los hombres. Fantaseaba con que se acostaba con ellos y luego los asesinaba. Pero esas fantasías pasaron a ser reales…

jeffrey dahmer5

En el instituto fue educado con los profesores y alegre con sus compañeros, que le llamaban el payaso de la clase. Pero todo eso cambió, y encontró las fantasías sexuales como su único placer en la vida.

jeffrey dahmer7

De ahí que en 1987 asesinó a su primera víctima, un desprotegido autoestopista. La segunda víctima fue otro chico, con quien había quedado para tener un encuentro sexual en un hotel. Y las víctimas fueron cayendo…las deshuesaba y conservaba piezas en su casa.

jeffrey dahmer9

Drogaba a sus víctimas, cometía actos de necrofilia, los descuartizaba por el mal olor, y todo fue a más cuando dejó el piso de su abuela y se alquiló uno para él solo.

jeffrey dahmer10

Fue detenido en 1991, cuando un hombre que debía ser su nueva víctima, consiguió salir medio drogado de la habitación y pudo parar a una patrulla de policía que pasaba por allí.  Jeffrey se declaró culpable pero aseguró que padecía necrofilia (podía evitar la cárcel y ser ingresado en un psiquiatra). Al final, fue declarado culpable de quince asesinatos y condenado a quince cadenas perpetuas, un total de 937 años de cárcel.

Falleció en 1994 de camino al hospital tras haber sido herido de gravedad en una pelea en la prisión.

Fuentes: lavanguardia psicologiaymente