Llega el verano y con él las ampollas, esas temidas heridas que aparecen por el exceso de calor, la humedad y la fricción de los pies… Y si no tomamos las precauciones adecuadas podemos pasar un mal rato como le sucedió a esta chica.

Julie Nisbet es una mujer de Newcastle que sale a correr desde hace nueve años y hasta la fecha ha completado 11 maratones. Recientemente, participó en una ultramaratón de 111 km, pero se llevó una sorpresa nada agradable… Empezó a las 7 de la mañana y a las 10 se puso crema solar por todo su cuerpo, pero a la siguiente parada podía sentir cómo quemaba la parte trasera de sus piernas.

Sin títuloSe puso más crema y continuó. 21 horas después, la sensación de ardor ya era intensa y se empezaron a formar pequeñas ampollas.

corredora-piernas-quemadas-2Tras haber dormido varias horas, fue al hospital donde le vendaron la pierna y le pidieron que volviera al día siguiente.

corredora-piernas-quemadas-4

Sus ampollas pequeñas se habían hecho enormes y le hacían mucho daño.

corredora-piernas-quemadas-3«El proceso de curación ha sido doloroso. El ardor y dolor punzante mientras se llenaban las ampollas fue una experiencia horrenda. La presión en mis piernas al estar de pie o al caminar también ha sido atroz. Pero todo está mejorando».

uuu

«Nuestro cuerpo es algo maravilloso y resistente, pero también necesita cuidado constante y no presté suficiente atención durante esa carrera para volver a ponerme crema de sol. Ha sido una lección dura a aprender».

oo

«Estar al aire libre se siente maravilloso y es esencial para abrazar la vida, disfrutar de nuestra familia y tener un estilo de vida saludable. El punto es que necesitas estar a salvo y cuidar de tu piel».

ppp

«No he tenido tiempo de estar orgullosa del hecho de que empecé y acabé mi primera ultramaratón, completando una distancia de 69 millas».

p0