Un Lamborghini Gallardo, valorado en 165.000 euros, es el protagonista de esta «curiosa» historia. Un artista noruego, llamado Dolk, dio la oportunidad a la gente, mediante la exposición ‘No Man is an Island – The Satanic Verses’, de destrozar esta obra de arte. Los visitantes tenían la opción de rallarlo o no hacer nada, y por lo visto se han quedado a gusto…

1

El objetivo era ver de qué manera las acciones destructivas del ser humano contribuyen a la sociedad. Esperemos que le haya servido…

2

Tres semanas tuvieron los visitantes para rallarlo y dejarlo lleno de arañazos. Duele a los ojos…AQUÍ PODÉIS VERLO MEJOR:

¿Qué te ha parecido?¿Qué harías si estuvieras en su situación y te dan a elegir?¿Cuántas veces nos dan una oportunidad así?

Fuente: motorpasion