Jerson Trujillo es un chico colombiano de 26 años que decidió someterse a una cirugía para verse más guapo a un precio de 30 dólares después de haber roto con su novio para intentar reconquistarlo. «Conseguí empleo en una peluquería y conocí a una esteticista que trabajaba con nosotros. Ella me realizó un plasma, me sacó sangre, hizo un procedimiento inyectándome en la cara, me pareció muy chévere pero los efectos no duraron mucho”, ha explicado. Unos días después, la mujer le ofreció otro tratamiento a base de vitaminas para hidratar la piel.

“La cara comenzó a endurecérseme y encapsularse, pensé que era algo normal, no le presté mucha atención. Decidí llamar a la muchacha y me dijo que me tranquilizara, me hiciera unos masajes y comprara un corticoide llamado kenacort. Un día me levanté y tenía los ojos cerrados de la inflamación. Estuve hospitalizado varios días y un cirujano plástico me dijo que no me inyectaron biopolímeros, sino aceite”.

Aquí os dejamos un VÍDEO en el que el propio chico cuenta su caso:

Jerson incluso intentó suicidarse tomándose 60 pastillas, pero vomitó y al final no surtió efecto. Cuando se puso en contacto con la persona que le había hecho el procedimiento, le dijo que ella no tenía la culpa y que fue él quien no se cuidó, aunque le ofreció ayudo a cambio de un cobro. Contactó con un abogado que le dio pocas esperanzas porque la esteticista no tenía cómo responder por el perjuicio ocasionado. “La perdoné, ya no me interesa emprender una acción legal contra ella”.

Jerson, comenta que ya tiene un fondo económico, el cual todavía no es muy grande.
“Aún nos falta para llegar a la meta. He hablado con dueños de discotecas gay de la ciudad y están interesados en ayudarme de alguna forma, quiero ser un testimonio para que la gente no cometa los mismos errores”.

ty

¿Qué te parece el caso de Jerson? ¿Te sorprende el resultado de la cirugía?

Fuente: lanacion.co.co