Walburga “Dolly” Oesterreich era una inmigrante alemana que creció en una granja del medio oeste y vivió la mayor parte de su vida en la pobreza. Sin embargo, todo eso cambió cuando se casó con el adinerado propietario de una fábrica, Fred Oesterreich. Fred hizo la mayor parte de su dinero fabricando ropa de mujer, específicamente delantales de cocina. Tenía una fábrica en Milwaukee, y ambos vivieron allí muchos años antes de mudarse a Los Ángeles.

1Aparentemente, Fred y Dolly vivían una vida bastante normal, pero Fred bebía mucho y se peleaban muy a menudo. Con el tiempo, Dolly se convirtió en el estereotipo de ama de casa ideal y comenzó a buscar activamente un romance. Se fijó en Otto Sanhuber, un reparador de máquinas de coser de 17 años que trabajaba en la fábrica de su marido.

2El romance comenzó cuando Dolly llamó a la oficina de su esposo quejándose por su máquina de coser rota y Sanhuber se presentó en su casa para repararla. Dolly lo recibió en la puerta con un vestido y medias muy sexys, y a partir de ahí Sanhuber se consideró su esclavo sexual.

4Se citaban en hoteles y en casa de Dolly mientras su esposo trabajaba. Al poco tiempo, los vecinos empezaron a sospechar y le comentaron a Fred sobre la fidelidad de su esposa. Dolly intentó mostrar la relación a sus amigos y conocidos como algo inocente y decía que Sanhuber era para ella como su medio hermano vagabundo.

3Cuando la pareja decidió mudarse a Los Ángeles, Dolly se aseguró de que la nueva casa tuviera ático y se encargó de que Sanhuber se mudara a la casa antes de que ella llegara con su esposo a California.

5El ático donde vivía Sanhuber era deprimente: solo contaba con un colchón, un orinal y una lámpara de aceite. Cuando se mudó, solo trajo algo de material de escritura y lectura para mantenerse ocupado cuando no estuviera satisfaciendo los caprichos de Dolly Oesterreich.

6Sanhuber soñaba con escribir historias de ficción y llegó a publicar algunos trabajos usando un seudónimo, pero consiguió muy poco dinero. Dolly le daba algunos centavos de su paga y lo mantenía encerrado con candado para evitar que su esposo lo descubriera.

7Una tarde, los Oesterreich comenzaron una terrible discusión y Sanhuber bajó las escaleras con dos pistolas calibre 25. Se metió en una pelea con Fred Oesterreich y terminó matándolo con tres disparos.

Después de la muerte de Fred, Dolly y Sanhuber montaron la escena para que pareciera el robo de un reloj y encubrir el asesinato. Sacaron los diamantes del reloj de Fred, Sanhuber encerró a Dolly y en el armario y luego él volvió al ático antes de que llegara la policía.  

8Dolly sedujo a su abogado Herman Shapiro y, tras unos deslices, él comenzó a sospechar de ella como implicada en el asesinato. Descubrió que ella aún poseía el reloj que había sido supuestamente robado esa noche y la policía encontró las dos pistolas que ella les había rogado a sus vecinos que escondieran.

Dolly fue encarcelada, por lo que Sanhuber no tenía a nadie que lo alimentara, así que convenció a su abogado para que volviera a la casa y lo hiciera él. Al principio lo hizo, pero cuando habló con él quedó atónito al saber que él era la primera persona con la que hablaba en más de 10 años. Desalojó a Sanhuber de inmediato y rompió con Dolly.

9Sanhuber cambió su nombre a Walter Klein por miedo a que lo acusaran de asesinato y huyó del país. En Canadá, se casó con otra mujer, pero al volver a Los Angeles lo capturaron por el asesinato de Fred Oesterreich, aunque finalmente quedó libre, pues el delito había prescrito. Por su parte, Dolly quedó libre en 1936 y falleció en 1961.

¿Qué te ha parecido esta historia?

Fuente: historiasreales