Los ladrones pueden pensar que la gente mayor sea la víctima más fácil para hacerse con un botín de manera sencilla aunque no se trate de una gran cantidad de dinero, pero las apariencias engañan y siempre se pueden encontrar con una sorpresa como les sucedió a los siguientes ladrones

Winifred Peel es una mujer de 77 años que se dirigía al banco para sacar algo de efectivo en Wirral (Reino Unido). La mujer introdujo su tarjeta y su número pin cuando de repente sintió la presencia de tres sujetos justo detrás de ella. Cuando retiró el dinero del cajero, los tres hombres intentaron arrebatárselo, pero ella no se quedó con los brazos cruzados y consiguió defenderse: agarró a uno de los ladrones y lo azotó varias veces en la esquina del cajero hasta que llegó la policía.

ABUELITA-LADRONES-1-730x383«La demandante se dio cuenta de que había alguien de pie a su derecha. El sujeto opuso resistencia provocándole que se moviera a un lado y ella lo reconoció como un hombre al que había visto saliendo de un banco antes. Entonces se dio cuenta de que había un segundo hombre que también reconocía que se inclinó hacia ella y pulsó el botón para retirar 200 libras», ha explicado el fiscal.

«En ese momento, ella se dio cuenta de que estaba siendo robada. Como consecuencia, agarró al segundo hombre del collar y golpeó su cabeza contra el cajero tres veces para intentar pararle», añadió.

Resultado de imagen de winnifred peel

Los ladrones pudieron escapar y la mujer entró al banco para pedir ayuda. Los hombres fueron rastreados y arrestados después de que circularan imágenes suyas merodeando por la zona.

ABUELITA-LADRONES-2«Definitivamente diría que esto me ha cambiado la vida, nunca tendré la confianza que tuve una vez. Solo espero que mi confianza vuelva», ha explicado la mujer.

Resultado de imagen de winnifred peel

El ladrón que fue golpeado por la mujer ya tenía condenas previas por robo, mientras que de los otros dos no hay ningún registro. El chico, de 19 años, ha sido condenado a dos años en una institución de jóvenes delincuentes, mientras que los otros dos chicos, de 18 años, pasarán 18 y 8 meses internados cada uno de ellos.