Seguro que muchos recordaréis a Romario Dos Santos Alves, conocido como “Hulk Humano” por su llamativo y extravagante cuerpo. El joven brasileño de 26 años tenía una obsesión con su cuerpo y se inyectó synthol durante un año para aumentar la musculatura. El líquido le generó en los brazos “cristales” que debieron ser extirpados por el grave peligro que significaban para su salud. Ahora, el joven ha dejado su adicción al synthol para evitar perder sus brazos.

Os recordamos cómo lucía Romario antes:romario-dos-santos-alves-1024x535

Romario se obsesionó con el synthol después de mudarse a Goiania hace tres años. “Vi algunos chicos grandes en el gimnasio con enormes brazos y empecé a hacerme amigo de ellos”. 

37ab8a3c-a455-4d54-9b59-ca724fee0ac1

“Me mostraron el synthol y me emocioné con los resultados. Perdí el control”.

También encontró maneras más peligrosas de inyectarse el synthol:”Mis músculos empezaron a solidificarse y no podía ni inyectar mis brazos. Estaban llenos de rocas”. 

2843CB9F00000578-3066540-He_was_told_by_a_doctor_that_his_only_course_of_action_would_be_-a-57_1430694336679

 “Decidí que lo único que podía hacer era comprar agujas especializadas para inyectar, en concreto las utilizadas en toros. No hay agujas más fuertes”.
dt.common.streams.StreamServerIncluso engañó a su mujer para que le inyectara el aceite en los sitios a los que él no llegaba. “Le dije que no había ningún problema con ello, que se iba del cuerpo al poco tiempo”. Después de que ella descubriera la verdad, le dejó claro que tenía que decidir entre su relación y el synthol. 

romario-dos-santos-alves-7“Me dijo que si empiezo a utilizar synthol otra vez o algo parecido me dejará por todo lo que ella ha tenido que soportar. Fue el momento más duro de nuestra vida porque tuve depresión y me echaron del trabajo porque intenté suicidarme”.
externalEl relleno empezó a provocarle dolor constante y casi sufre un fallo renal debido a las toxinas en el aceite. Fue entonces cuando un doctor le dijo que la única medida era amputar mis brazos. Era eso o cortar todos mis músculos”.

“Después, gracias a Dios el doctor me dijo que no tenían que amputar. Podrían remover las rocas de synthol que se habían formado en mis brazos”. 

romario-dos-santos-alves-10Romario no ha utilizado la sustancia desde hace dos años, pero a veces hay otras sustancias que le tientan. “Mi mente empezó a recordar las cosas por las que había pasado y pensé que no podía hacerlo. No podía caer en la tentación otra vez”. 

Tiene ambiciones de convertirse en un culturista profesional y está comprometido a mantenerse limpio.  “Todavía me apetece tomar synthol pero no lo volveré a hacer. Si lo haces una vez, habrá definitivamente una segunda. Es adictivo”. 

Romario_Dos_Santos_Alves-culturista-Brasil_MDSIMA20150504_0210_37“Quiero que las demás personas vean los peligros. Podría haber muerto solo porque quería músculos más grandes. No vale la pena”. 

Así es como luce ahora:

472039210

Romario ha perdido 65 centímetros y ha evitado perder sus extremidades.

brasil

¿Qué piensas de Romario? ¿Te ha sorprendido el cambio?