Koko es una gorila adiestrada por la doctora Francine Patterson y otros científicos de la Universidad de Stanford que es conocida por su gran habilidad de entender y comunicarse a través de un elaborado lenguaje de signos y por el hecho de ponerse triste al ver su película favorita. ¡No te pierdas su caso y el vídeo de su reacción a continuación!

Koko nació el 4 de julio de 1971. Su nombre es diminutivo de Hanabi-Ko, que significa ‘Hija de los fuegos artificiales’ en japonés, en referencia a su nacimiento el Día de la Independencia estadounidense.

3639814_640px

Té con Mussolini es una película estrenada en 1999 que narra la historia de Luca, un niño italiano huérfano de madre y del que su padre reniega, que es criado por damas británicas y estadounidenses.

Tan pronto como empieza la escena en la que el chico tiene que decir adiós a sus familiares y se despide desde el tren, Koko se da la vuelta para no tener que verla y hace las señas para las palabras: “Triste”, “Llorar”, “Malo”, “Problema”, “Madre” y “Koko-ama” mientras le salen las lágrimas.

La gorila también es capaz de emplear 1.000 expresiones del lenguaje y de entender 2.000 palabras del inglés hablado. 
8024011202_77e0bc27e3_b
Koko fue rescatada de la desnutrición y la enfermedad por Patterson, licenciada en Psicología por la Universidad de Stanford. Desde entonces protagonizan el experimento más longevo que se conoce en la compresión de signos por una especie diferente a la humana.
bantugorila-t
Koko es capaz de contar y comprender el concepto de número, inventar nuevos signos para expresar nuevas ideas (para comunicar el concepto ‘anillo’ asoció pulsera y dedo), reconocerse delante de un espejo con unas gafas de sol puestas o estudiar su diccionario especial de signos y puntos.
fauna-gorilaTambién le encantan los gatos y ha cuidado de varios ejemplares. Su relación con uno de ellos, All Ball, fue descrita en el libro de la doctora Patterson llamado ‘Koko’s Kitten’.

gorila_tristeAdemás, sabe soplar las velas de su tarta cada vez que cumple años. Pero aunque Koko sea capaz de comunicar lo que percibe, sólo los humanos somos capaces de contar lo que imaginamos.

images

Koko ha sido la inspiración para el personaje de Amy, la simio «parlante» de la novela Congo de Michael Crichton.
A continuación os dejamos un vídeo de la reacción de Koko al ver la escena. ¡No te lo pierdas!

¿Qué te ha parecido Koko? ¿Qué piensas de su reacción al ver la película? ¿Te ha sorprendido?