Rodolfo Castillo ha vivido su momento más especial después de estar ingresado dos meses en un hospital de Santander. Rodolfo convive con un pastor alemán llamado Lobo desde hace seis años tras quedar parapléjico como consecuencia de un fatídico accidente de tráfico. Lobo que se ha convertido en el pilar fundamental de su día a día: ha aprendido a dar el interruptor de la luz, a abrir los armarios, a extender la manta para tapar a su dueño, a alertar de la existencia de un bordillo o a recoger un objeto caído al suelo.

Nunca se habían separado, pero una llaga en el sacro obligó a Rodolfo a ingresar en Valdesilla dos meses. Apoyándose en la modificación de la ley que ya ha puesto en marcha el Gobierno cántabro, solicitó recibir la visita de su «media naranja» y el hospital abrió por primera vez sus puertas a un perro de servicio. «El reencuentro fue impresionante. Me dio un vuelco el corazón cuando le ví. Me ha servido de terapia, he cargado las pilas», dice entusiasmado.

¡No te pierdas el vídeo del reencuentro a continuación!

«Mi familia y mis amigos, que son quienes se están ocupando de él durante mi estancia en el hospital, me contaban que el perro estaba triste, más apagado», cuenta Rodolfo. «Se lo han tenido que llevar tirando de la correa porque no se quería separar de mí, tiraba para la cama…».

La normativa no permite entrar a perros en los hospitales, pero han hecho una excepción en este caso, dada la estrecha relación entre Rodolfo y Lobo. «’Lobo’ es un perro de servicio, es parte de mi vida, pero la ley solo permitía el acompañamiento en edificios públicos y privados y en servicios de transporte de perros guía. Sin embargo, también le necesito si voy en autobús, si entro a un restaurante o acudo a la consulta del médico», argumenta.

Hace apenas una semana, el Ejecutivo anunció que presentará este año en el Parlamento una ley para modificar esa norma con el fin de mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidad y se aprobará el proyecto de ley en verano.

Por eso, Rodolfo no encontró impedimentos cuando planteó en el hospital la posibilidad de invitar a ‘Lobo’. Su pionera experiencia sienta un precedente para el futuro del que podrán beneficiarse aquellas personas con discapacidad que, como él, necesiten del soporte canino. «Poder pasar este rato juntos te anima, es terapéutico también», dice.

Rodolfo aún no sabe cuándo podrá volver a casa, pero explica que la estancia será más llevadera si de vez en cuando viene a verle su compañero de fatigas.

The GRAMMYs selena gomez grammys 2016 touched

¿Qué te ha parecido este vídeo? ¿Te ha sorprendido?

darren criss glee clapping blaine anderson touched

FUENTE: eldiariomontañes