En todos los países del mundo existen leyendas, algunas de las cuales consiguen que las personas al escucharlas no puedan dormir por la noche. La leyenda de la Planchada es una de las más populares de México. ¿Eres lo suficientemente atrevido/a para leerla? A continuación os dejamos la leyenda escrita y un vídeo que seguro que te quitarán el sueño. ¡No te lo pierdas!

Una enfermera llamada Eulalia entró a formar parte del personal de un hospital civil, ganándose en poco tiempo la simpatía y el afecto del personal médico y administrativo. Ella era de buena presencia y vestía su ropa siempre con una blancura impecable y planchada y se entregaba para atender a los pacientes. Un día el director del hospital llamó al personal porque iba a presentar a un médico de nuevo ingreso, pero ella no acudió porque estaba atendiendo a un paciente.

El médico recién llegado era un joven llamado Joaquín del que se rumoreaba que era orgulloso y envanecido. Cierto día se le encomendó a Eulalia que auxiliara a Joaquín, que iba a extraer una bala a un paciente que llegaba de urgencia.

Eulalia quedó impactada al conocer a Joaquín y, después de colaborar con él, no dejaba de hablar de sus ojos. A pesar de que muchas personas le recomendaron que no se enamorara de él, en poco tiempo se hicieron novios pero la relación no era equitativa: ella le entregaba todo su amor y él era fanfarrón y coqueteaba con otras enfermeras.

Pasó más de un año y Joaquín le dijo que se casarían. Ella se emocionó mucho y comenzó a ilusionarse con la boda. Un día, él le pidió que le guardara un traje de etiqueta porque iba a ir a una elegante recepción al día siguiente y a la mañana siguiente le dijo que iba a salir temprano de viaje pues tenía un seminario al norte del país que duraría 15 días.

A Eulalia le extrañó un poco que Joaquín no le hubiera mencionado nada acerca del viaje con anterioridad, pero le deseó buen viaje y se despidió de él. Una semana después, Eulalia habló con un enfermero del hospital que la invitó a acompañarlo a una fiesta. Ella le dijo que no podía porque estaba comprometida con Joaquín, a lo que él le respondió que cómo iban a estar comprometidos si él se acababa de casar y estaba en su viaje de bodas, además de que había renunciado a su trabajo y se iba de la ciudad.

Eulalia no pudo evitar sumirse en una profunda depresión por el engaño del que había sido víctima. Dicen que comenzó a llegar tarde al trabajo, descuidó a algunos enfermos e incluso hay quienes mencionan que algunos murieron por su desatención.

Pasó el tiempo y Eulalia contrajo una enfermedad que la llevaría más tarde a la tumba, en el mismo hospital donde trabajaba. Un tiempo después de su muerte, empezaron a surgir testimonios de pacientes diciendo que eran atendidos por una joven que no formaba parte del personal del hospital y su descripción correspondía con la de Eulalia. Fue llamada «la planchada» por la manera impecable en la que vestía siempre. El espíritu de Eulalia es un alma en pena que sigue vagando por el hospital hablando con los pacientes… 

A continuación os dejamos un vídeo donde se explica la leyenda:

200¿Qué te ha parecido esta leyenda? ¿La conocías? 
giphy

Fuente:  Halloween