Seguro que muchos hemos probado alguna vez algo sin saber cuáles eran sus ingredientes. Es importante saber de qué están hechos los alimentos para alimentarnos de forma correcta, controlar la nutrición e incluso llevarnos algún susto con alergias por ejemplo.

Seguramente hay alimentos que comes habitualmente pero no te has parado a pensar de qué están hechos realmente o de dónde proceden. Hoy os traemos varios alimentos que seguramente harán que te lo pienses dos veces antes de volver a probarlos…

A continuación os dejamos una lista de 6 alimentos que seguramente muchos desconocen de lo que están hechos realmente… ¡y algunos se sorprenderán al saberlo! ¡Descúbrelos a continuación!

Salchichasimage

Las salchichas están hechas de restos de animales o desperdicios como el puerco, la vaca y la gallina. Principalmente del hocico, hígado y orejas del cerdo, el bazo del cordero, el esófago de la cabra, y el hígado y los labios de la vaca. Todo esto sale de un molino como una pasta, después se le añade sal, jarabe de maíz, agua con flúor, colorantes y polifosfatos. Básicamente es una mezcla de carnes.

Gelatinaimage

Las gelatinas contienen un 90% de colágeno. El colágeno es la piel sin curtir del ganado vacuno y los descarnes frescos de la cabeza y los huesos. A esos se les quita la grasa y se tritura en un periodo máximo de 24 horas después de que el animal muera. Después, los cueros se lavan con ácido y el resultado de la trituración (llamado oseína). Se mezcla con cal durante un periodo de 5 a 10 semanas, se extrae lo que resulta y es esterilizado para ser enfriado y solidificado. El resultado final es el polvito que echamos al agua hirviendo, dejamos enfriar y con el que obtenemos una deliciosa gelatina.

Morcilla
image

Consiste en sangre de cerdo coagulada, cocida en grasa y envuelta en una tripa de intestino delgado. Las tripas tienen un olor tan fuerte y desagradable que se tiene que lavar con jabón y limón para que se le quite todo el olor. Se ocupa un litro de sangre sin coagular para el relleno y se sazona con sal, pimienta, azúcar, orégano, cebolla y ajo. Después de ponerla en las tripas, se hierve un buen rato. A veces se agregan huesos triturados de la cabeza del puerco que puedes notar si al masticar sientes algo duro.

Queso amarillo

Las lonchas de queso amarillo contienen mucha sal y aditivos. Están hechas a base de lácteos fermentados, queso y colorantes alimenticios que le dan ese aspecto amarillo. Además, la leche con la que se hacen puede no estar bien procesada en algunos casos, algo potencialmente peligroso para el organismo.

Surimiimage

Tienen intención de imitar al cangrejo pero realmente están preparados con menudencia de diferentes pescados (merluza, abadejo, bacalao, caballa) que se mezclan repetidamente, se enfrían y se calientan hasta lograr una consistencia parecida a una pasta blanca compacta. A esa pasta se agrega almidón, conservantes, sal y edulcorantes no naturales. Se congela y al final le agregan un colorante para que quede rosado en el exterior.

Patéimage

Mucha gente cree que el paté está hecho sólo con hígado de pato… Pues resulta que el paté es una mezcla de vísceras animales (pollo, vaca, cerdo, patos…). Se le agrega harina, especias, leches y conservantes y, eso sí, se le agrega un poco de hígado para darle más sabor. El foie gras (que muchos piensan que es lo mismo) es lo que sí está elaborado integralmente de hígado de oca, pato o ganso, animales a los que se alimenta de forma abusiva para hacerles engordar el hígado mucho más de lo habitual.

¿Qué piensas de estos alimentos? ¿Conocías estos datos? ¿Seguirás comiéndolos después de descubrir de qué están hechos? 

Fuente: recreoviral