Este aparcacoches no se pudo contener al tener en su control un Lamborghini Aventador por las calles de Miami. Por lo visto, el aparcacoches quiso presumir de coche y revolucionó demasiado el motor cuando de repente empezaron a salir llamas de la parte trasera del coche. Resultado: Los daños no fueron a más y se evitó que el fuego se propagara…

Aquí os dejamos el vídeo del suceso grabado por uno de los testigos:

Nos hubiera gustado ver la cara del dueño al ver su coche así 🙂 🙂

¿Qué os ha parecido este suceso? ¿Cómo reaccionaríais si fuerais el dueño?

Fuente: Dragan Rakonjac