¿Cómo debo actuar si mi perro gruñe?

8229

El gruñido de nuestro perro es una forma de comunicarse por ejemplo cuando está feliz, pero también puede ser una señal de advertencia sobre algo que no le gusta a su alrededor por lo que hay que ir con cuidado. Hoy sabréis cómo actuar cuando vuestro perro gruñe y cómo debéis interpretarlo en según qué circunstancias lo haga:

Tu perro gruñe cuando juegas con él:4-razones-que-grunen-perros-como-solucionarlo-L-EW4570

Por ejemplo, cuando le cogemos un juguete y le hacemos rabiar un poco. Es normal que gruña y lo hace sin maldad, solo para mostrarnos que está un poco rabioso porque no le damos el juguete.

blogNo hay que confundirlo con el gruñido de aviso cuando intentamos quitarles algo que tienen. Si nos acercamos a cogerlo y nos gruñe, hay que corregirlo con un “¡No!”, alto y rotundo. Si  gruñe y enseña los dientes, debemos interpretarlo cómo una señal de aviso. Si el perro nos ignora, es mejor alejarnos y dejar que la tensión se relaje.

Gruñe cuando está contento: elgrunido

Nuestro perro también utiliza el gruñido para indicar que está a gusto, feliz o que le encanta que le hagamos mimos.. Es una muestra de cariño y de hacernos entender que se lo está pasando genial y también lo podemos ver si mueve la cola.

Gruñe a otros perros: sds

Los perros se gruñen entre ellos para decir que el otro ha hecho algo mal.  Hay que dejar que sean ellos quienes solucionen el problema. Eso sí, hay que prestar atención por si los gruñidos se intensifican. En este caso, deberemos llamarlos y separarlos para evitar una confrontación seria.

Gruñe y enseña los dientes:perros-pelea

En situaciones de estrés o tensión, el perro gruñe, enseña los dientes, ladra y/o se le eriza el pelo del lomo. Además tendrá la cola rígida y levantada o entre las piernas si está en pánico. Nunca hay que gritar, hacer movimientos bruscos o salir corriendo si nos gruñe y nos enseña los dientes, porque correrá detrás de nosotros…

En estos casos, hay que regañarlo con un “¡No!”, darnos la vuelta y quedarnos de espaldas a él sin hacer nada y esperar a que se marche o a que sea el quien venga hacia nosotros. Si está más relajado, lo felicitaremos un poco. Si todavía está tenso, lo ignoraremos hasta que se relaje.

Gruñe por miedo o dolora

Por ejemplo, cuando va al veterinario. Otro indicativo es si tienen la cola entre las piernas. Hay que esperar a que se relaje o intentar distraerlo. Cuando un perro está enfermo, por ejemplo del estómago, es posible que gruña para expresar el dolor. No hay que malinterpretar este tipo de gruñidos ni corregirlos porque no suponen un peligro, sino una forma de comunicación.

o

Gruñe a los niñosb

Siempre debemos regañar a nuestro perro, pero cuidado: la culpa no es del perro. No debemos dejar que los niños se aprovechen del perro, ni le molesten. Debemos crear un equilibrio justo de respeto entre ambos.

ere

Si el perro gruñe al niño y no regañamos a ambos y los separamos, la situación puede acabar con un susto. Nunca olvides que los perros protegen a su familia y puede darse la situación de que un niño esté jugando con tu hijo y sin querer le haga daño. Si tu hijo grita o  llora, tu perro puede ir a protegerlo mordiendo al otro niño.

Si quieres averiguar por qué tu perro se queda mirando a la pared, echa un vistazo al siguiente post: